EN VIDEO: “Estaban en un procedimiento de rutina”, el gerente del Metro explicó lo que pasó con los 2 empleados que murieron arrollados

En el interior de la estación Sabaneta, del metro, se realizó el levantamiento de las víctimas. /FOTOS: MANUEL SALDARRIAGA.

El Metro de Medellín lamentó lo sucedido con 2 empleados, quienes perdieron la vida en la mañana de este jueves, 3 de febrero, cuando cumplían con sus funciones en la vía férrea. Las directivas entregaron una versión de lo sucedido.

El fatal incidente ocurrió pasadas las 9:00 de la mañana en la estación Sabaneta. Estando allí Gustavo Adolfo Atehortúa del Río, de 49 años, y Carlos Mario López Correa, de 45, murieron al ser arrollados por un tren.

Esta fue la zona donde se registró el accidente. /FOTO: MANUEL SALDARRIAGA.

Tomás Elejalde, gerente del Metro, explicó que los 2 empleados estaban realizando una inspección rutinaria en los rieles y que el tren estaba en servicio comercial, cumpliendo su itinerario.

Sin embargo, no se sabe exactamente qué fue lo que pasó. La única hipótesis que se tiene hasta el momento es que fallaron los protocolos.

“Es un trabajo que se hace de día en las vías férreas para observar el estado de los rieles. Es algo que se hace todos los días, totalmente de rutina, para mirar el estado de las soldaduras y hacerles intervención en la noche”.

Tomás Elejalde, gerente del Metro de Medellín.

El gerente de la empresa de transporte masivo precisó que el protocolo está siendo investigado y también se están revisando las cámaras de seguridad, cuyos videos están en cadena de custodia.

¿No vieron el tren?

Elejalde manifestó que por el peso es imposible que los trenes frenen de manera abrupta. Sin embargo, aclaró que los conductores están entrenados para observar la vía y poder frenar de manera oportuna.

“El detalle de lo que vieron no lo sabemos. Es materia de investigación. El protocolo prevé unas comunicaciones vía radio con el centro de control que es quien avisa si hay o no trenes en la zona”.

Tomás Elejalde, gerente del Metro de Medellín.

El funcionario aseveró que en ocasiones ver un tren no es fácil. Esto porque puede haber una curva vertical u horizontal (una especie de columpio) y por eso no es perceptible. A eso se suma que los trenes son silencios y a veces no se perciben cuando se están acercando.

Asimismo, Elejalde indicó que hay grados de protección y de aseguramiento. Al parecer, los 2 empleados avisaron que tenían el grado de aseguramiento y en ese caso la responsabilidad es de quien está directamente en la vía.

Finalmente, desde el Metro precisaron que se desplegó un acompañamiento sicológico para los familiares de Gustavo Adolfo y de Carlos Mario durante el tiempo que sea necesario, al igual que para la persona que iba conduciendo el metro.

Gustavo Adolfo Atehortúa del Río llevaba 25 años trabajando en el Metro y Carlos Mario López Correa, 10.