¡Pateó con el alma! El gran Mané acabó con la sequía y le dio a Senegal su primer título en la Copa Africana de Naciones

/FOTO: EFE.

En una final que enfrentó a los nuevos compañeros del colombiano Luis Díaz en el Liverpool, el senegalés Sadio Mané y el egipcio Mohamed Salah, se definió este domingo el título de la Copa Africana de Naciones.

Y fue precisamente Mané el encargado de romper el maleficio de Senegal en esta competencia, que conquistó por primera vez en su historia al imponerse al equipo más laureado del torneo, que no tuvo el soporte de otras ocasiones de su portero Mohamed Gabaski en los lanzamientos.

 

El meta del Chelsea, Edouard Mendy, detuvo el penúltimo tiro egipcio, ejecutado por Mohanad Lasheen, y el futbolista del Liverpool, que al inicio del choque había errado desde los 11 metros, anotó el disparo decisivo.

No deje de leer: “Es indigno querer generar lástima”, dice familia del Hombre Caimán

No falló Mané, victorioso en el cara a cara con su compañero de equipo Mohamed Salah, el jugador más comprometido de su selección, pero insuficiente para superar al conjunto senegalés, que buscó con más ahínco el triunfo durante el partido.

La tercera fue la vencida para Senegal, que había salido derrotada de 2 finales anteriores. Perdió con Camerún la de Mali 2002 y la última, la de Egipto 2019, cayó con Argelia. La insistencia tuvo premio para los Leones de Teranga, que dejaron sin premio a la favorita. Egipto, con 7 títulos, es el más laureado del torneo aunque el último fue hace 22 años, en Angola 2010.

El choque pudo dar un giro radical y agitarse desde el principio cuando una falta dentro del área de Mohamed Abdelmonem a Saliou Ciss fue sancionada como penalti. Sadio Mané ejecutó el tiro desde los 11 metros. Pero el atacante del Liverpool falló. El meta Gabaski, que ya detuvo tres en la tanda de semifinales contra Camerún, paró el lanzamiento. El choque siguió vivo.

Lea también: EN FOTOS: Joven mujer murió atropellada por una volqueta

Egipto estaba a la expectativa. Superado por su rival, con más entusiasmo y más veloz, el conjunto del exseleccionador de Colombia, Carlos Queiroz, se amparó en la inspiración de Mohamed Salah. Fue la gran amenaza para Senegal el jugador del Liverpool que tuvo, al borde del descanso, la mejor ocasión de su equipo cuando en una acción individual ejecutó un gran disparo que fue respondido con una buena parada del meta del Chelsea Edouard Mendy.

 

Poco a poco el meta Gabaski agigantaba su protagonismo. Justo al inicio de la prórroga evitó el gol de Senegal cuando Bamba Dieng se plantó solo y disparó cruzado. Después impidió otra del delantero del Marsella, de cabeza, que desvió a córner. Y otra más del atacante con un tiro raso que también desvió.

También le puede interesar: –EN FOTOS: La encontraron muerta en una casa de La Francia, tenía las manos amarradas

Los penaltis decidieron. Mané no falló en el momento definitivo y marcó el penalti, pateando con el alma, para quedar en la historia grande de Senagal.

 

EFE.